10 formas de reducir tu uso de plástico

10 formas de reducir tu uso de plástico

Es un hecho que el plástico está causando un enorme daño en nuestro planeta. Lamentablemente, las políticas de reciclaje hacen que sólo se recicle un pequeño porcentaje de lo que se utiliza y el resto termina en vertederos, playas, ríos y océanos. Pero el problema va más allá de eso. El uso de plástico es también muy peligroso para nuestra salud y hoy podemos encontrar plástico en casi cualquier cosa; envases de ciertos alimentos, productos de limpieza, cepillos de dientes, cubiertos desechables, recipientes para almacenar comida, agua embotellada … y la lista es interminable.

 

El Bisfenol A (BPA), es uno de los químicos utilizados para hacer plástico transparente, duro y resistente. Pero además de eso, se ha comprobado que este químico es capaz de provocar  alteraciones importantes en el sistema endocrino y actualmente es considerado un disruptor hormonal. Además, algunos estudios lo han vinculado a otras enfermedades como cáncer, alteraciones neurológicas, pubertad temprana en niñas, entre otras cosas.

 

Pero el BPA no es el único químico que puedes encontrar en el plástico. Muchos productos pueden contener  otros tipos de químicos, como por ejemplo, ftalatos, los cuales también son considerados disruptores del sistema endocrino. Estos son sólo un par de ejemplos y, lamentablemente, podríamos estar consumiendo muchos otros sin darnos cuenta.

 

Por eso, lo mejor que puedes hacer, tanto para cuidar tu salud y la de tu familia, como para proteger a nuestro planeta, es evitar el consumo y uso de plástico cada vez que puedas. 

 

Hay muchísimas formas de reducir nuestro uso de plástico, pero hoy quiero darte 10 ejemplos muy simples que puedes empezar a aplicar fácilmente en tu rutina HOY.

 

Aquí van…

 
  • No utilices bombillas o “pajitas” de plástico. Hay muy buenas alternativas de bombillas reutilizables de acero inoxidable, silicona, e incluso vidrio.
  • Prefiere los huevos en envases de cartón y evita siempre los huevos envasados en plástico.
  • Compra tus alimentos a granel siempre que puedas. Y lleva tus propias bolsas reutilizables para almacenarlos.
  • Si la opción de comprar a granel no está disponible, prefiere envases de vidrio o cajas de cartón, tanto para alimentos, como para tus productos de limpieza y cuidado personal.
  • Reutiliza tus embases de vidrio. Puedes utilizar tus frascos para almacenar comida, para transportar jugos o smoothies, para almacenar postres o aderezos hechos en casa, para fermentar vegetales y muchas otras cosas.
  • No consumas chicle. Lo que estás masticando, en realidad, es plástico. Antes los chicles eran hechos de la savia de un árbol llamado chicle y por lo tanto, eran hechos de una goma natural. Pero actualmente la mayoría de los chicles son hechos en base a goma sintética y muchos contienen polietileno y acetato de polivinilo, ambos químicos muy tóxicos para la salud.
  • Utiliza botellas y vasos de vidrio o acero inoxidable para transportar agua, smoothies, jugos, té o café. Yo utilizo  mi botella Porter para el agua o mis smoothies y mi amado YETI para transportar mi Matcha caliente. Además, muchas veces llevo mi Yeti cuando compro un té o café para llevar y así evito usar vasos desechables, que generalmente son de cartón, pero están cubiertos con plástico. 
  • Evita los recipientes (tupperware) plásticos para almacenar tu comida. Ya sabemos que pueden contaminarla, sobre todo si la calientas en ellos. Si los tienes, reutilízalos para guardar juguetes, hilos u otras cosas, pero no tu comida. Prefiere tuppers o recipientes de vidrio (a mí me encantan los pyrex) y también existen unos muy buenos con tapa de madera o bambú (como estos). El acero inoxidable es otra excelente alternativa. Estos son más livianos y no se rompen, por lo que son mis preferidos cuando tengo que transportar comida o para mandar almuerzos y colaciones a mis niños al colegio.
  • Utiliza bolsas de silicona y olvídate de las bolsas Ziploc. Mi marca preferida es Stasher y hoy las venden en muchas tiendas online y supermercados. Estas son excelentes para las colaciones de los niños, para transportan snacks, para refrigerar y congelar alimentos. La silicona de grado comestible (como las de la marca stasher) es segura, incluso estando expuesta al calor.
  • Evita los platos, vasos y cubiertos desechables. Pero si necesitas usarlos, trata siempre de escoger opciones  de materiales 100% reciclablescompostables.

Espero que te sirvan estos tips e ideas para reducir tu consumo y uso de plástico. No tienes por qué hacer todo de un día para otro. Pedes empezar por lo que se te haga más fácil y hacer esta transición a tu propio ritmo. Al menos aquí ya tienes varias ideas que te pueden simplificar el proceso. 

¡No dudes en escribirme si tienes dudas!

Milena.

¡NO TE PIERDAS LO NUEVO!

Suscríbete a mi newsletter y recibe mis nuevas recetas, eBooks gratuitos, tips, recomendaciones y más…

COMPARTIR:

¡TENGO UN REGALO PARA TI!

DESCARGA GRATIS TU EBOOK

Y EMPIEZA A CREAR ¡Y MANTENER! NUEVOS HÁBITOS PARA MEJORAR TU SALUD Y BIENESTAR DESDE LA BASE

¡TENGO UN REGALO PARA TI!

DESCARGA GRATIS TU EBOOK

Y EMPIEZA A CREAR ¡Y MANTENER! NUEVOS HÁBITOS PARA MEJORAR TU SALUD Y BIENESTAR DESDE LA BASE