¡Hola! Soy Milena

Health coach, Integrative health practitioner, bloguera saludable y mamá de 3. Apoyo a otras mujeres para crear (y mantener) hábitos saludables que les permitan tomar el control de su bienestar y felicidad. Para mí, la clave de un estilo de vida sano y feliz no está en los extremos o la perfección, sino en el equilibrio.

SOBRE MÍ...

FAMILIA

Chilena, nacida y criada, actualmente viviendo en San Diego, California, con mi marido Francisco y mis 3 hijos.

HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN

Por mi experiencia personal y laboral, he aprendido que no existe una sola forma de alimentación ideal para todos. Por eso no me interesa etiquetar o poner nombre a mis hábitos de alimentación. Mi enfoque de la nutrición se basa principalmente en una alimentación consciente y “cualitariana”.

CARRERA

Por más de 10 años mi vida giró en torno a dientes y alicates. Sí, era ortodoncista. Pero, a pesar de ser una profesional de la salud, mi estilo de vida no era saludable. Mis propios desafíos en esta área me hicieron descubrir este mundo que me apasiona y empezar una nueva carrera como Health coach en el 2016.

DESAFÍOS DE SALUD

Me encantaría decir que solo tuve problemas digestivos y sensibilidades alimentarias desde mi infancia, pero la verdad es que también tuve un desorden de alimentación y depresión por más de 10 años. Una vez que aprendí qué era lo mejor para mi cuerpo y mente, me costó encontrar una forma de mantener esos hábitos saludables. Me tomó tiempo implementar un sistema que funcionara, pero felizmente pude hacerlo, obtuve resultados y ahora ayudo a otras personas a ponerlo en práctica.

MI PASIÓN

Soy una nerd de la salud… ¡de corazón!

Me encanta estudiar y aprender para ayudar a otros a sentirse bien. Por eso estudié Odontología y el cambio a Health coaching fue tan natural.

MI CAMINO HACIA UNA MEJOR SALUD

Antes de resolver mis temas de salud, estaba como muchas otras mujeres. Lo que comía, la forma en que hacía ejercicio (o no lo hacía), mi mentalidad y como me hablaba a mí misma no me servían. Esos hábitos me jugaban en contra, hasta que decidí cambiarlos para bien.

Desde afuera mi salud parecía ir bien y todo en mi vida iba acorde a lo planeado, salvo una cosa. No me sentía en mi 100%.

A diario consumía más azúcar y alimentos procesados de los que mi cuerpo podía tolerar, me acostaba tarde y evitaba el deporte porque estaba completamente agotada.

Siempre estaba pensando en que no era lo suficientemente inteligente, linda, flaca o capaz, y creía cada uno de esos pensamientos. Criticaba mi rutina y la forma en que estaba viviendo porque sabía que no eran saludables, pero culpaba a mi agenda ocupada de mi incapacidad de cambiarlas.

En ese tiempo sabía muy poco de lo insostenible que era ese estilo de vida y de cómo todos mis pequeños malos hábitos se iban sumando y tendrían importantes consecuencias.

En el 2016 todo cayó por su propio peso…

Después de muchos meses sin prestar atención a síntomas y malestares que iban y venían, un día terminé en el hospital por una crisis de dolor articular severo, que afectaba la movilidad de mis brazos y piernas, y también por los dolores de cabeza más fuertes que había experimentado en mi vida. Mi sistema inmune a duras penas trabajaba y ni siquiera era capaz de cargar a mi hijo de 6 meses o hacer las cosas más básicas por mi cuenta.

Vi muchos doctores, pero ninguno pudo darme un diagnóstico claro. Los cientos de exámenes no mostraban “nada”. Me recetaron antidepresivos y antiinflamatorios para tolerar el dolor. Ese fue todo mi “tratamiento”.

En ese tiempo no sabía que mis dolores eran causados no solo por una fuerte sensibilidad alimentaria al gluten (que me provocaba una inflamación permanente), sino también por altos niveles de stress, a los cuales nadie, ni yo, prestaba mucha atención. Ese estilo de vida no estaba funcionando y mi intuición me decía que tenía que existir una mejor forma de recuperar mi salud. Felizmente, mi intuición estaba en lo correcto.

Era hora de que tomara el control de mi salud y decidí buscar la forma de sanar naturalmente, pero esta vez sin extremos, privación o perfeccionismo. En ese momento escogí empezar un camino para dejar de vivir en “modo stress” y recuperar mi salud de una forma amigable, flexible y equilibrada.

Usé la nutrición como punto de partida, reemplacé los procesados y el azúcar por alimentos enteros y nutritivos. Enfocando mi energía en una buena alimentación, ya noté una gran diferencia y esto me motivó a implementar, poco a poco, más hábitos saludables en mi rutina. 

Solo me tomó un par de semanas sentirme mejor de lo que me había sentido en años.

Empecé a notar altos niveles de energía durante todo el día y volví a entusiasmarme por hacer cosas. Los dolores de cabeza se fueron y mi hinchazón de panza y dolores articulares empezaron a disminuir… hasta que finalmente desaparecieron. Todo esto fue generando en mí una profunda sensación de bienestar.

¿La mejor parte? No tenía que depender de remedios. Podía vivir sana y feliz, naturalmente.

La salud holística cambió completamente mi vida y en ese momento supe que también podía cambiar la de muchas otras personas. Por esa razón decidí inscribirme en Institute of Integrative Nutrition (IIN) y convertirme en Health coach. Lo que me lleva a estar aquí, contigo…

MI MISIÓN ES EMPODERAR A OTRAS MUJERES PARA QUE DEJEN ATRÁS VIEJOS PATRONES, ADOPTEN NUEVOS HÁBITOS Y EXPLOTEN TODO SU POTENCIAL.

Creo firmemente en que la salud es mucho más que dietas y ejercicio. Es un equilibrio de bienestar físico, mental y emocional.

Cuando empecé a hacer estos cambios, no fue fácil lidiar con la enorme cantidad de información sobre hábitos saludables, distintas corrientes de alimentación y todos los temas relacionados con salud y bienestar. Esa confusión me hizo perder mucho tiempo tratando de encontrar una forma de romper con los malos hábitos, crear buenos y, lo más importante, mantenerlos en el tiempo. Necesitaba otro estilo de vida y no quería sentir que esos nuevos “patrones saludables” eran demasiado complicados, radicales o difíciles de seguir. Esto me motivó a crear un sistema que ayudara a avanzar de una manera más flexible, práctica y amigable, y que además me permitiera apoyar a otras personas para hacer lo mismo.

Transformar mis hábitos y tomar el control de mi bienestar han sido las mejores decisiones que he tomado. Si necesitas a alguien que te acompañe en tu propio camino, aquí estoy para ti.

Un abrazo.

SÍGUEME EN INSTAGRAM

SÍGUEME EN INSTAGRAM

¡TENGO UN REGALO PARA TI!

DESCARGA GRATIS TU EBOOK

Y EMPIEZA A CREAR ¡Y MANTENER! NUEVOS HÁBITOS PARA MEJORAR TU SALUD Y BIENESTAR DESDE LA BASE

¡TENGO UN REGALO PARA TI!

DESCARGA GRATIS TU EBOOK

Y EMPIEZA A CREAR ¡Y MANTENER! NUEVOS HÁBITOS PARA MEJORAR TU SALUD Y BIENESTAR DESDE LA BASE